Boda de invierno: 10 ventajas asombrosas

El verano es la estación del año más demandada para contraer matrimonio, pero tiene una serie de inconvenientes que hay que considerar. El calor abrasador puede echar por tierra las horas de trabajo invertidas en esculpir el peinado perfecto, hay que reservar los espacios con mucha antelación y los precios suelen estar por las nubes. Además de ser una época agitada en el calendario, por lo que algunos invitados se vean forzados a rechazar la invitación. En la boda de invierno os evitareis todos estos problemas.


¿Seguís indecisos sobre echaros pa’lante con una boda en la estación más fría del año? Os presentamos 10 ventajas por la que no os arrepentiréis de casaros en la estación invernal:

1. Menos estrés


Parece que no, pero planificar una boda en verano trae con sigo mucho estrés relacionado con el clima. Sin embargo las bodas en invierno no tienen ese problema, ya que dais por hecho que las temperaturas serán bajas y el evento transcurrirá en un espacio interior cerrado. Desaparece la preocupación de si «dan lluvias» y evitareis la incomodidad que conlleva las condiciones inesperadas de la estación veraniega (precipitaciones, bajón de temperaturas, ola de calor abrasante)

bodas de invierno
Fotografía de Alesia Kazantceva

2. Ausencia de humedad


Este es uno de los beneficios más señalados por las novias que se han desposado en invierno. Sobre todo si el lugar elegido tiene un clima cálido en verano que favorece la humedad. En invierno te evitas este problema. Tu peinado y maquillaje te lo agradecerán. Y los invitados se sentirán más cómodos.

3. Más lugares disponibles y mejores precios


Si tienes pensado casarte en verano, además de tener que reservar con mucho tiempo de antelación los lugares donde transcurrirá el evento nupcial, estos suelen tener un precio de lo más caro. Rige la ley de la oferta y la demanda. Por el contrario, los meses más fríos del año no son tan concurridos, hay gran disponibilidad de espacios a precios mucho más económicos, y dispones de más tiempo para reflexionar qué lugar os conviene más.

4. Decoraciones adicionales (y gratuitas)


Sea cual sea el lugar donde se celebre la boda, es muy probable que este esté decorado para con relación a la Navidad, por lo que no tenéis por que discurrir sobre la decoración ideal para el momento. Además, hay que contar con un bonus: si se han dado las condiciones para que nieve, quedará un paisaje original que dará a la boda una personalidad única.

bodas de invierno
Vía @Rose_apple_flowers

5. Viajes y alojamiento más baratos


Los viajes y el alojamiento hotelero están en su pico más alto durante los meses de verano. Por el contrario, en temporada baja los invitados pueden sacar provecho de los precios bajos, y ahorrarse mucho dinero en el desplazamiento y alojamiento. Un win-win para todos.

Anillo de diamantes Argyor

6. Disponibilidad de los invitados


Durante los meses de diciembre a marzo puede que vuestra boda sea la única que tengan en el horizonte vuestros invitados. Al no existir solapamiento entre bodas hará muy probable que la mayoría de los invitados estén disponibles para asistir. Además cogerán con más ganas vuestra boda, ya que se desviará de las convencionales bodas veraniegas.

7. Algo fuera de lo convencional


Como acabamos de mencionar, la boda de invierno está fuera de lo común, y no solo por las fechas inusuales que son, sino por los elementos propios del invierno que son diferentes a lo que estamos acostumbrados a observar en una boda. Desde a la diferente gama de contrastes de colores verdosos y agrisados que ofrece la naturaleza, y el aire rústico que envuelve la estación invernal.

Boda de invierno
Novia con alianza de ARGYOR (fotografía de Neima Pidal)

8. Es la mejor época para llevar esmoquin


Si estás planeando una boda formal, escucharás muchas menos quejas por parte de los invitados sobre vestirse de etiqueta cuando el clima es frío de invierno ahí fuera. El esmoquin no está diseñado para las calurosas bodas veraniegas, sin embargo son perfectos para las bodas de invierno.

9. Evitáis el «caos» del calor


Algunas personas no soportan bien las altas temperaturas, llegando a irritar, o malhumorar a los menos tolerantes al calor, que tienden a sudar a la mínima subida de las temperaturas. No puedes luchar contra el calor, no te puedas quitar prendas de ropa. El frío sin embargo, es fácilmente combatible. Basta con ponerte más capas de ropa, y una vez que estés en el interior, te las puedes quitar y estar tan perfecto.

10. Fotos de boda increíbles


La boda de invierno tienen algo especial que es imposible ver en las de verano: si tienes la suerte de que en el momento del enlace caigan algunos copos de nieve, estáis bendecidos, te van a quedar las fotos más originales, que le van a dar un toque muy especial.

También te gustará...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.