Edita una película entera para pedir matrimonio a su novia.

 Si hablamos de pedidas de mano hay ejemplos para todos los gustos. En cenas íntimas a la luz de las velas para los más románticos, sobre escenarios delante de un gran público para los atrevidos o con el clásico anillo en el fondo de una copa de champán. Y cada vez más, vemos sorpresas únicas que los novios piensan según los gustos de su pareja y su propia historia de amor.
Hoy os acercamos una pedida de mano de película, la de Scott, que nos ha enamorado por su originalidad. Aparece en Humans of New York, una publicación que recoge historias curiosas de cientos de neoyorquinos a pie de calle. Su novia Zoe es una amante del cine antiguo así que, ¿por qué no hacer una película sólo para ella

 

Una pedida de mano original para amantes del cine

“Sabía que si tenía que pedirle matrimonio, tenía que incluir el cine.” dijo Scott en la entrevista. No podía hacer él mismo una película porque no trabajaba en la industria del cine. Así que se puso creativo.

“Encargué una película italiana en blanco y negro de un coleccionista de cine antiguo. Parecía bastante romántica. Entonces pasé 4 meses editándola con mi ordenador.  Cambié todos los subtítulos, corté algunas escenas… Cambié todo el guión para que se pareciera a nuestras vidas. Por ejemplo, escribí un diálogo sobre marcos de fotos porque la familia de Zoe tiene una tienda de fotografía. Y el protagonista era un amante de los trenes, igual que yo.”

 

Una pedida de película

¿Os parece una pedida de mano original? Pues eso no es todo. Scott alquiló una pequeña sala de cine de 60 asientos e invitó a los amigos y familiares de Zoe para ver su emocionante versión.
Y lo mejor llegó después. Durante la escena final, el protagonista de la cinta empezó a hablar hacia el público y entonces preguntó: “¿Hay alguien aquí que quiera casarse?”
En ese momento Scott se levantó, las luces del cine se iluminaron y todos los espectadores se giraron para ver, ya en directo, el final de la historia.

 

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *