Anillos de compromiso

Todo lo que debes saber de diamantes para elegir el anillo de compromiso perfecto

Puede ser un amor a primera vista o una decisión más meditada. Sea como sea, elegir el anillo de compromiso es una de las decisiones más complejas para los novios. Una elección en la que entran en juego los gustos y su personalidad, pero también el presupuesto y la calidad de las piedras elegidas; especialmente si estamos hablando de diamantes… Te contamos todo lo que debes saber de diamantes para hacer la elección perfecta 

Las cuatro “ces”

El Instituto Gemológico Español (IGE) lleva casi 50 años estudiando y difundiendo la gemología para acercar el conocimiento de las gemas a todo el mundo. De su mano conoceremos los principales criterios de calidad y valoración de un diamante en todo el mundo. Muchos hablan de las cuatro “Ces”, aunque para el IGE, no son cuatro sino cinco las “Ces” que debemos tener en cuenta para valorar su calidad: Color, Pureza (Clarity), Quilate (Carat), Talla (Cut) y Certificado. Esta última “C” ha sido añadida por ellos, que consideran que es muy importante que las cuatro “ces” anteriores sean establecidas por un Laboratorio de Certificación serio, riguroso e imparcial, ya que una ligera variación en los grados de calidad del diamante puede suponer cambios muy significativos de su valor.

Si queréis saber más sobre las 4C’s podéis visitar nuestra guía de diamantes.

¿Diamante o brillante?

Lo primero que deberemos saber es que el término “diamante” es mucho más amplio que el de “brillante”. Es el nombre del mineral y se utiliza tanto para el diamante en bruto como para el diamante industrial o el diamante tallado. Un “brillante” es un diamante de calidad gema, tallado en brillante, que es la talla más clásica, aunque también se utilicen otras muchas.

Lo que debes saber de diamantes

¿Cómo se mide el peso de las piedras preciosas?

La unidad de peso es un quilate o ct, que equivale a 0,2 gramos. Debemos saber que el precio no está necesariamente relacionado con el peso o por lo menos, no de una manera proporcional. Si un diamante de 1 quilate vale X, uno de 2 quilates no vale X multiplicado por 2. Los diamantes más grandes son también mucho más difíciles de hallar en la naturaleza, por lo que su precio aumenta de forma no proporcional. Y una aclaración: estos quilates nada tienen que ver con los kilates del oro, abreviados como “k”, que determinan el contenido de oro puro en una aleación de metal (por ejemplo, el oro de 14k tiene menos oro puro en la aleación que el oro de 18k)

¿Cuánto cuesta un diamante de 1 quilate?

Los expertos temen especialmente esta pregunta ya que es imposible de responder. “En el precio de los diamantes, al igual que en otras gemas, influyen muchas características de calidad como el color, la pureza, la talla, el peso o la presencia de tratamientos. Para dar una idea, un diamante de 1 quilate podría costar entre 200 y 20.000 euros”, explican desde el Instituto Gemológico Español.

¿Existe el diamante perfecto?

Existe, pero el nombre no es más que un truco publicitario. En 2015 salió a subasta en Sotheby’s, Nueva York, un diamante de 100,20 quilates de corte esmeralda, que fue bautizado como el diamante perfecto por la prensa. Con un precio de salida de 19 millones de dólares, la pieza alcanzó los 22.090.000 dólares en una puja telefónica anónima y fue descrito por el jefe de joyería de Sotheby’s como “una piscina de agua helada”.

 Ya te hemos contado todo lo que debes saber de diamantes para escoger el anillo de compromiso perfecto. Si quieres más información, también te contamos en que mano se pone la alianza. ¡No te lo pierdas!

{Foto de Portada de Neima Pidal}

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *